Es criterio generalmente aceptado que los Riesgos Empresariales surgen de decisiones, eventos o procesos cuya ejecución u omisión pueden resultar, tanto en gravosas pérdidas como en beneficios. Es frecuente que las Organizaciones no determinen claramente sus riesgos operacionales ya que se encuentran camuflados con facilidades de la operatoria o aspectos culturales. Un eficiente Plan de Gerenciamiento de Riesgos apunta a los objetivos de prevenir pérdidas, asegurar la continuidad del negocio, potenciar oportunidades y cumplimentar requerimientos regulatorios. Simultáneamente, la Gestión de Riesgos se ha convertido en un elemento fundamental en las Empresas. Esto es debido a las recomendaciones del Comité de Basilea, COSO y SOX que conllevan la exigencia por parte de los Entes Supervisores, de implementar modelos de identificación, medición, control y reporte de riesgos por distintas vías. El espectro de riesgos a enfrentar es tan amplio como diversas son las actividades de las organizaciones. Algunos tan evidentes como el fraude y otros tan solapados como falencias en los procesos, productos y servicios, que van gradualmente minando la base de clientes e impidiendo el logro de los objetivos organizacionales. Las normas societarias y/o bancarias identifican las responsabilidades de los Directorios respecto a principios de Gobierno Corporativo que aseguren la existencia de un efectivo control sobre cada aspecto de la administración de los riesgos. Los controles formales o auditorías tradicionales se realizan en forma aleatoria y con periodicidad errática, mientras que en la Gestión de Riesgos el monitoreo es preventivo y continuo, basado en parámetros consistentes con la actividad en cuestión, introduciendo procesos y herramientas para detectar y prevenir la ocurrencia de eventos no deseados. Como Gestión de Riesgos se conoce a la metodología que integran los aspectos de productividad, calidad y seguridad operacional, presentes en todas las actividades de la empresa. Es objetivo de Risk Off identificar y transformar las amenazas en oportunidades, de acuerdo a recomendaciones y prácticas internacionales, logrando: Preparar a la organización, no sólo para adecuarse a su contexto regulatorio, sino también para responder exitosamente a los requerimientos de clientes y contrapartes. Asegurar la Continuidad de los Negocios. Confirmar la calidad integral de los procesos y gestión de los riesgos a la alta dirección. Proporcionar un entorno de trabajo seguro, que acote incertidumbre y ocurrencia de errores. Potenciar la capacidad instalada existente, no requiriendo incremento de estructura ni recursos humanos adicionales. Eliminar o disminuir significativamente el monto de pérdidas manifiestas u ocultas. Reducir gastos originados en rutinas manuales, redundantes o ineficientes.

GESTIÓN INTEGRAL DE RIESGOS

Contribuimos con un eficiente Plan de Gerenciamiento de Riesgos que apunta a los objetivos de

prevenir pérdidas, asegurar la continuidad del negocio, potenciar oportunidades y cumplimentar

requerimientos regulatorios.